Los ataques de A a B y de B a A se deben a que A está en el poder y quiere conservarlo, y B está en la oposición y quiere recuperarlo.

SI EL SISTEMA ES DEMOCRÁTICO:

A debe hablar de B haciendo referencia a su ideología como si fuera un insulto y como si fuera un traidor al pueblo y a la patria.

A no debe reconocer absolutamente nada bueno a B.

B debe decir que A está haciendo todo mal, que no sabe gobernar, que traicionó lo que prometió y que si sigue adelante, llevará al país a la ruina.

B no debe reconocer absolutamente nada bueno a A…

SI EL SISTEMA ES AUTORITARIO:

A debe matar a B o, por lo menos, meterlo a la cárcel.

B debe salir del país lo más rápido que se pueda.